Blogia
Esculturas en Gran Canaria

Los suecos conmemoran los 50 primeros años del turismo nórdico en Gran Canaria con una escultura

Los suecos conmemoran los 50 primeros años del turismo nórdico en Gran Canaria con una escultura

INAUGURAN EN SAN AGUSTÍN EL CABALLO DALAHÄSTER

 

En San Agustín, con la presencia de la embajadora de Suecia en España, Cecilia Julin, miembros del Cuerpo Consular, autoridades locales y del Cabildo, y muchísimos nórdicos,  la comunidad sueca en Gran Canaria ha inaugurado una escultura de uno de sus símbolos históricos más queridos, el Caballo de Dalecarlia, (Dalahäster), como testimonio del cariño a esta Isla y adhesión al cincuentenario de Maspalomas-Costa Canaria, reafirmándose como pioneros del turismo en esta trayectoria desde hace medio siglo.

El acto inaugural se inició con el tradicional soplado del cuerno sueco, para dar la bienvenida a una amplia concurrencia de personas que se sumaron a la conmemoración de los primeros 50 años del turismo sueco en Gran Canaria y que se inició, precisamente, en San Agustín, según puso de relieve la cónsul de Suecia en la Isla, Ann Kriostin Ekstrandt, quien en su alocución destacó la importancia de este hecho, cuando en 1962, los primeros turistas de su país se encontraron con una tierra casi desértica, con hombres visionarios, y abrieron el camino a un fenómeno que ha ido creciendo hasta crear una afluencia que hoy está en torno a los 300.000 turistas al año, convirtiéndolo en el destino favorito de los suecos a España, a donde llega un millón, trescientos mil suecos al años, de los que unos 300.000 de los 500.000 que lo hacen a Canarias, lo hace a esta Isla, donde se ubica San Agustín, creada por los suecos. Para la cónsul, la estatua del caballo representa un recuerdo permanente, que constituye a partir de ahora un punto de referencia de Suecia en San Agustín.

La inauguración, en la que en varias ocasiones intervino el coro de voces de la Iglesia Sueca, se enmarca dentro del programa de festejos de las Jornadas suecas, auspiciadas por la Asociación Los Suecos de San Agustín, con el respaldo del consulado que encabeza, Ann Kristin Ekstrandt, con motivo del cincuenta aniversario de Maspalomas, que decidieron donar una escultura del famoso caballo, uno de los símbolos históricos más queridos de Suecia, para que se ubique en la zona ajardinada de San Agustín.

 

UNA ESCULTURA DE BRONCE Y COLOR GRIS

 

Se trata de una escultura de bronce de 1,80 metros de altura, que tradicionalmente se pinta de rojo brillante con detalles, y arnés de color blanco, verde amarillo y azul, que a veces se pinta de azul brillante o de gris dependiendo de la zona sueca, cuya forma distintiva se debe al uso de planos de talla y sobre el que existen muchas referencias sobre sus tradiciones y usos.  Su forma original era de madera y data de hace unos 400 años. El modelo actual, que tiene unos 150 años, refleja un estilo de pintura conocido como Kurbits. En caballo Dalecarlia, que empezó siendo como un juguete o un regalo del ejército, sigue siendo un artículo hecho a mano, en madera de pino. El que desde ahora se erige en San Agustín es de bronce y de color gris.

La autora de la escultura es de origen húngaro y reside en Canarias, Marta von Poroszlay, con un amplio curriculum y especializada en pintura y escultura. La obra ha sido cedida, gratuitamente al Ayuntamiento, como reconocimiento a la zona y símbolo del vinculo y de  las estrechas relaciones existentes entre la comunidad sueca y los habitantes de Gran Canaria, hacia donde los suecos tienen una gran predilección dentro de España. Para la autora, el acto entrañaba mucha emoción debido a que desde pequeña emigró por la guerra a Suecia, con su familia, mostrándose muy orgullosa porque dos regiones tan diferentes y tan atractivas compartan este símbolo, que es como llevar a Suecia en el corazón.

La simbología de esta escultura fue ensalzada por la embajadora Cecilia Julin, que, aunque reconoció que no había estado antes en la isla, y que en torno a dos suecos y medio la han visitado y ella es de las escasas suecas que no lo habían hecho, entiende muy bien porqué “mis compatriotas han estado tantas veces en esta Isla y en este municipio del que muchos suecos sienten que forman parte. Este extremo fue corroborado por el alcalde, Marco Aurelio Pérez, antes de cerrar el acto, afirmando que a ello respondía que muchos suecos se encuentran precisamente aquí y los definió como vecinos suecos de San Agustín, al tiempo que les agradeció su contribución en el progreso de una zona que en los próximos años se irá modernizando para seguir compartiendo un futuro juntos.

http://canariasday.es/blog/2012/11/10/los-suecos-conmemoran-los-50-primeros-anos-del-turismo-nordico-en-gran-canaria-con-una-escultura/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres